La espiritualidad y la religión

Crecimos en hogares religiosos, hablando de Guatemala, hogares cristianos, católicos o protestantes en su mayoría, y nuestros padres, abuelos y demás generaciones anteriores no tienen separados los criterios de espiritualidad y religión es lo mismo para ellos. No ven cómo podrían vivir sin la religión, cuando ahí han encontrado fortaleza para los tiempos difíciles, amor incondicional en un ser superior, orden y perdon.

Todo esto por vivir en una burbuja impuesta desde sabe cuando, quizas desde la conquista española a nuestras tierras y la imposición del catolisismo a la fuerza. Los miedos y tradiciones se heredan.

La globalización afecta no solo los trabajos, productos y bienes, también afecta el acceso a la información. Somos una generación que creció con el internet en sus manos, que ante la duda se googlea, se compara y se concluye en cuestión de minutos. Tenemos las opciones y diferencias a un teclado de distancia. Y creo que esta gran muestra de opciones no le ha favorecido nada a la religión tradicional. Solo muestra la incongruencia y desactualización de la misma. Crecimos con algo que nuestros padres y abuelos no: opciones e información.

Entendimos que la espiritualidad es más que seguir ciegamente los mandatos de dos milenios escritos y manipulados por el hombre a antojo y conveniencia. Es encontrar ese lugar que nos de paz, y nos ayude a sobrellevar la incertidumbre del futuro. No tiene que ser un lugar físico, basta que le de paz a nuestra mente. Ese lugar es para nuestros antepasados la religión, el lugar donde un ser superior todopoderoso, nos ama, protege y tiene todo planeado.

La espiritualidad es de mucha importancia, pero importa mas que la escojas y te sientas bien con ella. Si ya la encontraste, no importa donde, si en los grupos de tu iglesia local, al servir a tu dios, o con un grupo de hippies. Cuidala, cuida a tu mente y cuerpo, que al final es lo que único que tenemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.